El movimiento inbound, ¿qué hay detrás de las decisiones de compra hoy en día?

Martes 24 de mayo de 2016 — El mundo está cambiando: los clientes son cada vez más exigentes, están más informados y son reticentes a lo que las empresas comparten con ellos. Debido a esto, las compañías han decidido cambiar radicalmente sus estrategias de marketing.

Si eres un empresario o emprendedor que utiliza varias herramientas para implementar sus campañas digitales, es momento de preguntarte si estás perdiendo tiempo o dinero con el método que empleas.

¿Por qué debes hacerte esta pregunta? Porque se ha demostrado que tener los datos por separado no te permite visualizar correctamente la interacción entre la audiencia y tú, lo que significa que tienes menos data y es más complicado medir tu retorno de inversión.

Las tecnologías son fundamentales para establecer la comunicación con cada uno de tus usuarios y, en este ámbito, el inbound marketing es una de las mejores para optimizar y potenciar tu crecimiento; sin importar si eres un negocio tradicional o un comercio electrónico.

Los profesionales saben que la mercadotecnia en Internet requiere mucho esfuerzo: posicionamiento en buscadores, redes sociales, blogging, automatización de marketing, personalización y segmentación, entre otras, pero las herramientas que implementa el inbound te facilitan el trabajo.

Esta metodología se ha convertido en el complemento de la publicidad tradicional (masiva, y en ocasiones considerada como invasiva) con contenidos únicos y de valor que llegan al público objetivo de manera ágil, integrando información sobre los productos de forma natural, y no disruptiva. Es decir, su objetivo es entregar contenido atractivo que permanezca en la mente de los consumidores potenciales.

Entonces, ¿estás listo para adentrarte al inbound marketing?

Te compartimos cuatro acciones fundamentales que ayudarán a que la audiencia te busque a ti, en vez de que tú tengas que cazarla todo el tiempo.

  1. ATRAER.- La primera acción al establecer este sistema es atraer tráfico al sitio web, en especial a las personas que tienen mayor potencial de consumir tus productos o servicios. Esto se logra a través de blogs, redes sociales, palabras clave y páginas de Internet que cautiven al comprador ideal.

  2. CONVERTIR.- Una vez que se atrae al usuario, es necesario conseguir sus datos (al menos su correo electrónico) para convertirlo en una oportunidad de venta. Promover mensajes como “asiste a este webinar” o “descarga este artículo”, favorece que el visitante proporcione información que el equipo de venta utilizará para iniciar una conversación con él.

  3. CERRAR.- Si ya lo cautivaste, el siguiente paso es convertirlo en comprador. Puedes usar instrumentos como el e-mail, la automatización de marketing o los reportes circulares, que ayudarán a saber qué le gusta a tu cliente y qué puntos necesitan reforzar los equipos de mercadotecnia y ventas.

  4. DELEITAR.- Por último, aunque no menos importante, queda complacer a tu base actual de usuarios. Es primordial recompensarlos con información personalizada, ofrecerles un buen servicio y que el contenido sea valioso.

El inbound marketing es una herramienta que te ayudará a comprender mejor a tu audiencia, para ofrecer soluciones innovadoras a sus necesidades. Recuerda que un cliente satisfecho es el mejor promotor de tu marca y de los productos que ama.