Lecciones que le puede dejar a tu negocio el Mundial 2018

Lecciones que le puede dejar a tu negocio el Mundial 2018

¿Quién dijo que las charlas de fútbol se limitan a la cancha? Éstas son cinco enseñanzas pamboleras de la Copa del Mundo que aplican a las empresas

Miércoles 4 de julio de 2018 — Los octavos de final le dan una inyección de adrenalina a la fiebre mundialista, pues el máximo evento deportivo despierta la emoción de 3.4 mil millones de espectadores, de acuerdo con GlobalWebIndex, aún más en la etapa más frenética de la competencia. Pero la pasión no se queda sólo en el campo de juego; este deporte ha demostrado ser más que sólo entretenimiento, también da lecciones a sus seguidores que pueden aplicarse hasta en las organizaciones.

Tomando eso en cuenta, HubSpot, plataforma líder en software que ayuda a las empresas a crecer mejor, descifró las enseñanzas pamboleras que dejan a los negocios los partidos de las fases de grupos.

Ser líder no es una garantía

Además de la ausencia de equipos de gran tradición en el Mundial, como Italia y Holanda, algo que caracterizó a la primera mitad de este torneo fueron las sorpresas. En ese sentido, Argentina y Alemania parecían ser los rivales que se la pondrían difícil a selecciones como Corea del Sur, México o Islandia, el equipo novato. Sin embargo, el campeón bávaro perdió su liderazgo al caer en su primer encuentro contra México y terminó por ser eliminado 2-0 por el conjunto asiático. Asimismo, Argentina tuvo una sufrida (y criticada) clasificación para aventajar a Islandia y Nigeria.

Por otro lado, otras selecciones de gran poderío, como Portugal y España, ambas en el mismo grupo, batallaron para clasificarse, en contra de las expectativas. Incluso, España sintió fuerte el paso de Marruecos, que logró colar un empate 2-2.

En el mundo de los negocios, esto se traduce en que los buenos resultados y ventas de un periodo no son una razón para disminuir el ritmo, sino una motivación para redoblar esfuerzos. En un mercado en que los clientes tienen altas expectativas, las marcas necesitan estar a la altura del terreno de juego.

No subestimar a los rivales

Un factor relevante para que los gigantes globales del balompié titubearan fue que los frentes de países cuyos datos históricos no los colocaban como oponentes importantes —como Japón, Corea del Sur, Serbia o Bélgica— tomaran por sorpresa a los arqueros de grandes equipos como Colombia, Polonia y, por supuesto, Alemania. Concentrarse en el pasado y no tener la mente en el presente puede tener una consecuencia fatal, tanto en la cancha, como en los negocios.

La tecnología también cambia las reglas

La adición del Video Assistant Referee (VAR) hizo la diferencia para conceder goles a Iago Aspas, de España, en su encuentro con Marruecos, además de dar el punto a Young Won Kim en una posición complicada en el partido contra Alemania. Entre otras dudas que despejó está un penal en contra de Costa Rica negado para Neymar y uno concedido a Cristiano Ronaldo cuando su selección se batió contra España. De hecho, se habla de que éste es considerado como el Mundial con más penales de la historia, pues el nuevo sistema ha permitido identificar y esclarecer dichas situaciones.

De la misma manera, recurrir a software que brinda mayor certeza a las acciones de tus equipos, te permite tomar decisiones de negocios más inteligentes que hagan una total diferencia entre anotar o no cerrar tu siguiente trato.

Comparte los logros

La Selección Mexicana obtuvo un pase a los octavos de final complicado, pues después de ser el indiscutible líder de su grupo, un marcador 3-0 contra Suecia puso las esperanzas de su avance en Corea el Sur, quien estaba virtualmente fuera de la contienda. Sin embargo, la victoria 2-0 que dejó a Alemania fuera se convirtió en un festejo doble, pues no sólo el cuadro asiático sue fue honrosamente de vuelta a casa, sino que ayudó a México a salir del complicado escenario en el que se encontraba.

Más allá de los memes y la hermandad que inspiró entre ambas naciones, estos dos partidos nos dan una muestra de que, si bien existe un entorno altamente competitivo, celebrar las victorias de otros también le suma puntos a las marcas de un mismo mercado, ya que los triunfos pueden compartirse.